¿Debo circuncidar a mi hijo? La opinión de un urólogo

La circuncisión se ha convertido en un tema controvertido en los países occidentales. Esta es la perspectiva de un urólogo quien sugiere, que esta práctica milenaria no debería rechazarse.

Photo of African American father holding infant son on his shoulder, facing the ocean with the father's back to the camera.
Photo by Larry Crayton on Unsplash

Cuando los futuros padres se enteran que van a tener un hijo, generalmente no acuden a un urólogo para pedirle consejo sobre si circuncidar o no a su hijo. Normalmente, el primer acercamiento a este punto lo tienen con el pediatra.

El pediatra puede orientar y aclarar este tema a los padres, sin embargo, es de vital importancia platicar con un urólogo mientras su hijo aun es un niño.

Los urólogos al contar con una especialidad médica centrada en los genitales masculinos y el tracto urinario, pueden proporcionar a los padres una idea más clara y una perspectiva mas amplia si la circuncisión es adecuada para su hijo y los riesgos asociados con no hacerlo.

La circuncisión ha existido durante miles de años, pero se está volviendo menos común en algunas culturas.

Si bien la circuncisión ha estado en declive durante los últimos 30 años en los Estados Unidos y otras partes del mundo occidental, se ha practicado durante miles de años y se ha realizado en diversas culturas en todo el mundo.

De dónde proviene un niño frecuentemente determina a qué edad pueden ser circuncidados, si es que lo hacen. En los Estados Unidos, Israel, algunas partes de África occidental y el medio oriente, el procedimiento generalmente se realiza justo después del nacimiento.

En Asia occidental y el norte de África, así como en algunos lugares del sudeste asiático, el procedimiento se realiza durante la niñez. En partes del sur y este de África, se realiza una vez que los varones alcanzan la adolescencia o la edad adulta temprana.

En el mundo occidental, sin embargo, el tema se ha vuelto controversial. Desde mi perspectiva médica, no debería ser así.

Los beneficios de la circuncisión superan los riesgos. La Academia Americana de Pediatría (AAP) ha recomendado el procedimiento durante años. La asociación argumenta que los beneficios generales superan los riesgos.

A los varones a quienes se les circuncida siendo bebés, tienen tres veces menos probabilidades de sufrir infecciones del tracto urinario (pielonefritis) que, si son graves, pueden provocar sepsis.

Al igual que muchos problemas en medicina, la recomendación de circuncidar a un niño no se aplica de forma generalizada a todos los recién nacidos. De hecho, la AAP recomienda que el asunto se discuta caso por caso con el pediatra de la familia u otro especialista calificado, como un cirujano pediatra o un urólogo pediatra.

Si bien la circuncisión no es garantía de que un niño pequeño no desarrolle una infección urinaria, los bebés varones tienen un riesgo 9.9 veces mayor de desarrollar la infección si no están circuncidados.

Si estas infecciones ocurren con frecuencia, el riñón, que aún se está desarrollando en niños pequeños, puede provocar cicatrices y potencialmente deteriorarse hasta el punto de llegar a padecer insuficiencia renal.

En el transcurso de la vida de un hombre, el riesgo de desarrollar una infección del tracto urinario es 3.7 veces mayor si no esta circuncidado. No ser circuncidado puede llevar a complicaciones en el futuro. A pesar del apoyo de AAP para la circuncisión infantil y de la niñez, muchos pediatras occidentales continúan argumentando que no es necesario realizar el procedimiento en un bebé o un niño.

Los pediatras no ven a esos niños una vez que llegan a la edad adulta, cuando presentan complicaciones urológicas que frecuentemente están relacionadas con no ser circuncidados.

En mi práctica clínica en México, a menudo veo que los adultos que no están circuncidados vienen a mí consultorio con los siguientes padecimientos:

Infecciones del prepucio.

Fimosis (incapacidad para retraer el prepucio).

VPH (verrugas en el prepucio).

Cáncer de pene.

Los padecimientos como las infecciones del prepucio son mucho más comunes entre los hombres no circuncidados, mientras que la fimosis es exclusiva de los hombres que no están circuncidados. Muchos de mis pacientes jóvenes acuden a mi consultorio pensando que su fimosis es normal.

El estrechamiento de la piel del prepucio (fimosis) puede ocasionar erecciones dolorosas, sin mencionar que puede dificultar la limpieza adecuada del pene, lo que puede causar olores desagradables y aumentar el riesgo de infección.

Una vez que a estos pacientes se les realiza el procedimiento, se sienten aliviados de no tener dolor cuando tienen una erección. También se sienten mejor consigo mismos, en términos de higiene personal.

Si bien es un punto controvertido entre los científicos, también se analiza el riesgo de transmisión del VIH. Muchos estudios han señalado una disminución en el riesgo de transmisión e infección del VIH en hombres circuncidados. Por supuesto, los hombres que están circuncidados deben usar condones, ya que es una de las medidas preventivas más efectivas.

Sin embargo, la investigación ha encontrado que la circuncisión es una de las medidas más efectivas que parcialmente pueden ayudar a prevenir la transmisión de varias infecciones de transmisión sexual, incluido el VIH.

En cuanto a las verrugas por el virus del papiloma humano y las formas más agresivas del mismo que pueden conducir al cáncer de pene, ha habido un debate en la comunidad médica durante mucho tiempo.

En 2018, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades publicaron un documento que declaraba que la circuncisión masculina era un método de reducción del riesgo parcialmente eficaz que debía usarse junto con otras medidas, como la vacunación contra el VPH y los condones.

La decisión de circuncidar a su bebé debe comenzar con una discusión, entiendo que hay un debate sobre si circuncidar a un niño pequeño invalida su autonomía porque no tienen manera de opinar sobre esta decisión. Si bien esta es una preocupación válida, las familias también deben considerar los riesgos de no circuncidar a su hijo.

Desde mi experiencia profesional, los beneficios médicos superan con creces los riesgos de complicaciones.

Insto a los padres de recién nacidos a hablar con un urólogo para averiguar si la circuncisión es la opción correcta para su bebé y para comprender mejor los beneficios de este procedimiento.

Al final, esta es una decisión familiar, y ambos padres deben poder discutir el tema y llegar juntos a una decisión informada.

Urologist in the Mexican Navy & member of the American Urological Association. Bylines: Washington Post, PBS Next Avenue, Independent UK & Healthline.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store